Este es el sitio poético de Laura Martínez Coronel.

CICATRICES DE HIERRO IMPALPABLE

0 comentarios
Tu mano desprendida de la oblicua genitalidad cae
en un secreto de instrumentos poderosos
un Stradivarius indefenso que va por los circulos de la calle desesperada y esperàndome
en este doble dia, en esta tarde con su campanada de chocolate agreste
miro apenas tus ojos
no te amo, soy la página en blanco, tù también , no temo
voy a escribirte el mismo libro en el fluir idéntico del agua
en el palpitante subsuelo donde se bebe el aroma las criaturas elementales,
los salvajes precipicios de la mueca
crece una tiniebla desmedida a las tres de la tarde, una estrella felina, un escaparate mustio

a veces me desprendo de la tierra y germino

en la grave soledad aterradora que supone cada día
sucedo cómo  un ángel temible
el día en que el intenso calor desnudaba impío sus hambrientos
corredores
fui dejando la sed y no me venció vèrtigo alguno
pantalones manchados de victorias, cicatrices de hierro impalpable
emperatrices mustias testimoniaron la huida de llamas olvidadas

Conozco la ciudad y los naufragios
la sonrisa poderosa de un hombre que desconozco dice "las invito a un cafè"
tenemos frìo mi niña y yo
vamos de la mano
pone en mi boca un poco de helado, ojeo libros rápidamente de rodillas
"la muerte del cine" dice uno
¿que he hecho permitiendo que la estrategia de la estepa y sus absurdos bemoles desapareciera en mi piel como un relámpago?

En la fragilidad completa que supone ser esta silueta irreconocible a los gritos con sangre de grietas desparramándose
coléricos fraternales todos ellos
soy el pan de la ropa
el aroma de una madre lactando
la acción vil de la transparencia
amamantándose
pensé en ti en algunos momentos
cuerpo dormido y lejano que cumple con el oficio del deseo y grita
celebro pirámides y cópulas
estar viva para verme inmersa en la gris tragedia del océano con gaviotas y una soledad profunda de desiertos azules que todo lo volvìa insoportablemente humano
vos el inadvertido, yo, la que nadie podrá tener jamàs
me aproximo a la espalda de la maldiciòn

un dìa la vida encenderà sus pèndulos y làmparas
y morirè en nombre de una làpida de sol indiferente
cerca del castillo que respira la naùsea sabiendo que nadie està con nadie
nunca
en la hermandad indiscutible que supone el ùltimo concierto en un pàlido sarcòfago
en el que decimos palabras como àrboles y rocas
aljibes
lucièrnagas
acantilados...

UN ÁNGEL IMPOSIBLE

0 comentarios
Y tan real es la palabra humo
la ciudad desapareció estaba la sombra el grifo goteaba sangre interminable
huellas de ojos apagados muros sacerdotes del infierno
húmedo viajante de una esfera con la máscara rota
un gesto deslumbrante de fiera estremecida

y tan real es la palabra miedo
el hálito mortal de cada àrbol

antes que vengan a practicar rituales en la lápida donde todo es naufragio
la vaga custodia de mis dedos de manos idènticas un pàramo herido como un bosque
insistente sortilegio -el que no existe clama por un sueño-
tienden la mesa en la memoria helada de un viscoso y mísero despojo de nombres

y tan real es la palabra nada
quien podrìa advertir el cuchillo desgarrando el escudo
la manera precisa de empuñar un idioma
el beso destruido, el panfleto alevoso
el monólogo de un àngel imposible desprovisto de su rostro exquisito
posando prisionero de su vida
como crisálida
esquiva y en suplicio

A LA ESPERA DE UN RÍO

0 comentarios
Un mapa ensangrentado y el olvido
el apagado nombre de las cosas
encender la madera, su puerta magnética, la luz volverse sonido
nunca llovió-eso hubiera querido-
en un puerto enorme palpitante a la espera de un rìo

Los cristales fantàsticos estallan en los ascensores
la construcciòn de la noche es un suplicio de cuerpos abandonados
la belleza insoportable de un gemido
escribo los secretos del idioma en una hoja perdida,un laberinto
la llave es la pared y luego un aroma a mujeres abiertas sobre muros

esos pàjaros que viven de la muerte
heridos invadiendo la calle también plazas con niños asombrados
las piedras humeantes -todas-
el sitio en que empapè la lengua de horizonte me deposita en la memoria con un gesto
de pavorosa distracciòn irreversible

Hoy en la mañana fui al patio a descoser los pàrpados de la ropa
levantè las manos implorando nada
en un breve segundo el bosque se destruyò en mi espalda
al borde de un estallido palpè la matriz abierta
estàs ahi?-preguntè dormida
en la vigilia aguda de los peces amarillos que desprendian escamas en un cielo desnudo
no lo vi

pensè en la tarde irme a visitar los desconocidos
hablarles en la estaciòn, callarme ante los reporoches internos
y regresar sin haberte abrazado nunca.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...