Este es el sitio poético de Laura Martínez Coronel.

0 comentarios
El no hubiera podido escribir
no hay talleres para màquinas muertas que inventan pèsimos neologismos
estarà durmiendo ahora encerrado y temeroso
coleccionando armas con pensamientos homicidas/suicidas
nunca se sabe
quedando cada vez màs resumido a la palabra nada, encorvado, viejo, loco
no pudo hacer otra cosa que inventarse y eso parecìa vagamente interesante
A veces tomo un cafè cerca de medianoche antes de salir de viaje
suelo estar cansada pero me traduzco
espero en bancos de metal cubierta por vestigios de animales
saludo amablemente y me sonrìen
no logro entender nada pero es asi, no hay nada que entender, obvio, simple
la gente miente todo el tiempo
afuera hay un nubarròn sucio y llueve
el cuerpo con dos cabezas era simplemente èl
su pequeña figura desdibujada con una voz apagada y triste
de calidad deficiente-agrego
y otro que no se en que parte enterraba una hija que nunca existiò
En este momento puede estar tomando cafè o tal vez siga durmiendo
Me gustan los cuentos aunque me los sè todos
Y yo tambièn mentì.

AUTORRETRATO

0 comentarios
No hay desesperación mas grande que la soledad què grita.
No hay esperanza en aquel que pide que lo acompañen aunque sea larvas de utopía inertes  por estas redes sordas y semi-analfabetas-vaya-
Qué es la soledad?.Un mudo desastre visceral
la incomunicaciòn de la mandràgora
la amapola inexcusable
el nuevo idioma?
Puede que te rodee un hombre, dos hombres, tres, veinte
-es bueno recordar que escribe una mujer, y olvidarse por un rato de estereotipos , palabras las/los y otros asuntos-
puede que en muchas estaciones la estè esperando alguien con sonrisa de cafè, conversaciòn fèrtil o pieza de hotel a la que se va quien sabe, atravesando un bosque?
pero uno està solo, solo, solo
creen que no, que esa mujer elegante que desciende sobre diez centìmetros de sueño-no de ensueño-
con un largo saco blanco que desprende libèlulas feroces
seria , despectiva, a veces sonrìe amablemente en las cafeterìas y escribe desordenadamente con una pantalla plateada herida de muerte
creen que esa mujer que se ve en los espejos de los baños más inmundos con feroces fantasmas de demorados gestos
es tan feliz, ella que elige sus sacos bordados por indios-ahora somos todos esos indios, aunque decimos que no y nos despeñamos en los andamios llenos de gente ciega-
debe de ser tan feliz esa mujer con largo cuello latiente
ella suele pesarse en la balanza màs vieja del planeta, siempre delgada,pesa lo que debe pesar, vaya virtud
mide màs de 1.70, piensa, voz contralto, hace lo que le gusta-escribe-
esa mujer està sola aunque existe una especie de enmarañada multitud agazapada como ratas que la esperan
pero ella no espera a nadie
y cuando al fin desciende en su pensiòn de paso en una vida que seguramente termina
piensa en aeropuertos con saludos lejanos de muertos amados
y con eso le basta para encender la mùsica y apagar algunos libros
-los que suelen rodearla-
los deja en el piso -no tan descuidadamente-
y ya sin ningunas ganas de hablar consigo misma finalmente inicia el camino del insomnio
para todos ella duerme
eso también es mentira
no duerme nunca.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...