Este es el sitio poético de Laura Martínez Coronel.

UN CAMINO POBLADO DE MUNDOS



Otoño con plaza, la cuarta parte de mi rostro en un temblor de las hojas



pensamientos que ocurren cuando acudimos a vernos



la enorme tristeza del mundo es mi ropa rota, mis zapatos ajenos



nauseosa por los caudalosos temblores del almanaque



la sudoración nocturna vértigo de hamaca solitaria





Alguien me pregunta si soy quien no recuerda



contesto que tampoco recuerdo quien soy, que solo veo ríos sacudidos por un ciego



y un plato con arroz, trocitos de manzana y pasas de uva que duelen como golpes en el pecho.





Pero ante mí se extiende un camino poblado de mundos



los que se articulan con fantástica armonía



soy salvada del naufragio por un amigo que tiene corazón de mar



extenso océano, dadivoso, bueno



esos seres que apenas aparecen en tu anfiteatro de estrellas y dudas



te desenmascaran en la hora precisa en que te asfixia el llanto





Soy salvada,



toda la miel del cielo se reparte en mi cabeza y huyen aquellos pájaros oscuros



vuelvo a ser otoño dulce, luz definitivamente inmortal.





Camino, un poco simplemente, entre perros que ladran silenciosos



vuelvo a tener mis dos manos



el pelo se ha llenado de moscas pero no importa



en esta hora de alevosía innumerable



no seré viajero diligente con la sed de unas piernas que desaman , desarman, me desandan



conozco el subgrupo de los feroces murciélagos



la naúsea



el mohín del cráneo irreproducible



el silencio



aun mas hondo y mas largo que el pozo del incendio





Me despierto y soy una absurda amorfa abstracción en desuso



incertidumbre, sudor, frío, venas que se rompen



le pido al día que proyecte su voluntad no marchita sobre el resto de mis alas



pero todo se convierte en la saliva histérica de la amenaza



en un plato de arroz, manzana y pasas de uva hundido en el fondo de la heladera



y no se cuanta alegría notoria reside entre las plumas de la nada.





Pero no importa



ante mi se extiende un camino poblado de mundos



parezco un insecto tendido sobre el pie de la sorpresa



una medusa que ríe con sus sueños en azul



con las lágrimas que quedan beso los orificios del saco.





Deberías haberme visto, sentada sobre un madero



tiritando de dolor, con frío



nada te gusta más que incinerar las estrellas



llevas la soga suelta y la das en sacrificio



pero yo me acuesto sobre mi lápida y bendigo el infierno del día



y hago con la ira trazos verdaderos





Yo he amado



sobre el pino y en la espalda de las láminas



en las cárceles, en el autoexilio, también en el nunca buscado destierro



he amado



e inesperadamente estoy fuera de mi casa



escribiendo realidad y desespero





Se cerrará la puerta, me volveré invisible



tengo el secreto de la música



abandoné los ojos



en la última cama que me amaste





Al fin me pertenezco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Rogamos identificarse con nombre y apellido. De lo contrario, se eliminará el mensaje.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...