Este es el sitio poético de Laura Martínez Coronel.

LOS PASOS PERDIDOS


Sumo lentamente lo íntimo nunca claro desolado



sideral escombro del texto dónde rítmica escribes



la imposible secuencia de tu aplazado mundo



Voy sola como un insecto agazapado en la risa



grietas herrumbradas de puertas con caracolas



soy pálido mercader y harapo de la madera



me queda toda la vida para ser fiel a la crueldad que nunca me contuviera.





Mi infancia fue una guitarra entreabierta bajo un parral de estrellas



mis hermanas cantaban perdidas en otras tierras



yo estaba siempre sola con mis libros ,la sal, abriendo pianos absurdos



cargando con mi nombre como un estigma de rara belleza



Fui salvaje en cada noche de balcones dónde me arrastraban al sueño



con los brazos destrozados llenos de letras



me miraba en los espejos, desnuda y grave



con los poros huracanados de niebla.





Crecí un poco, me vestía con túnicas gigantescas y bailaba hasta encenderme sin



memoria



mágica y lúbrica, en los retablos de la vida y de la muerte



donde recitaba cubierta de rosas negras



mientras me tapaba el rostro adelantándome entre luces



mi voz escuchaba



los versos implorantes de aquella mujer siniestra



la pasajera perdida, la dueña de la humedad, el fantasma de la barca en sus horas



majestuosas



Aún pasaron algunos años y bailando sobre pétalos, descalza, casi en penumbras



esa mujer pueblo se vaciaba ósea y eterna para existir en mis piernas.





Esa poeta



que me mira desde el cuadro cuando entro sin que nadie pueda verme a su casa restaurada



con imposible jardín y la higuera malograda



me siento en cada rincón, prohibido rincón que tiembla



y huyo como ladrona cuando la secta eclesiástica me condena.





Aunque nacimos las dos en idéntica ciudad "sosa" tú lo dijeras



te fuiste a extender el mar con tus pisadas de arena



a mi me niegan la llave de tu bosque y sobre el piano hay un río de macetas



he querido ponerme a tocar la música de tu oscura cabellera



siquiera una tecla puede ser pulsada ,gruñe



sin placer se queja



Un día celebraré el enjambre de violetas



que se fueron a volar cuando descalza contabas los sueños de tu cabeza



entre los pasos perdidos de aquel palacio



recitaré"Vida garfio" y no serás pasajera



las dos engendro de un pueblo tan triste que nos desdeña.-



en tu infancia estuvo el niño de los naranjos



en la mía el pájaro de oro de una soledad sin puertas



aún cuando la memoria parece que nos recuerda



lo cierto es que nos olvida, tú el escombro,



yo la sombra del candado que te encierra.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Rogamos identificarse con nombre y apellido. De lo contrario, se eliminará el mensaje.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...