Este es el sitio poético de Laura Martínez Coronel.

RH


·
Esas fotografías osadas expuestas al calor diurno

esa herradura que se me antoja un irme atravesando con la voz de los ojos

la música que ya no suena si me pongo de bruces en el riel vacío de trenes

cierro los ojos para multiplicarme celebro letras

y luego basta que alguien me llame con otro nombre

y me hunda en la selva.

La fotografía es una hipótesis menuda, flequillo y niña dolorida

qué lámpara frotaría para desaparecerme

celebrar la mancha mas oscura de la tinta dónde el verso se desdibuja

préstenme la cuenta regresiva que despertaré

visitaré la jaula de los naúfragos redimidos por la muerte

resbalaré hechizada por esas cadenas sepias, esos brazos pequeños

sobre los hombros de los dedos prismáticos en la boca de la impostora

Lenguaje si me consagras que no sea en el adverso tropel de la contienda

he de zurcir mi alma celebrando el desvelo

con el único ojo abierto que me resta.

No, no era la oveja negra, caminaba sobre laureles

mi madre besaba mis manos y mi padre apartaba los fantasmas de mi sonámbula estirpe

me cubrian los pies con mantas de dulzura inoportuna

y traian mariposas para mi frente ardiente con aceitunas celestes.

La espléndida circunstancia de la prematuridad y la sobrevivencia

hoy son jardines famélicos, lebreles indómitos

me miro y despido laberintos en el desaseado teatro con galápagos crueles

por debajo de mí va el displacer de un títere sin escondrijo.

Nadie puede unirnos, nadie

la piel regresa y tiene musgo en el eco

de los olvidos imperantes.

Los días que se fueron son avispas a mansalva mientras lloras

y caes veloz y turbia como un beso sin boca.

Detrás del tiempo está el brillo de la memoria.

Las verdades oscuras del fémur ponen calabazas en el esqueleto roto.

Sólo la fotografía.

Húmeda.

Corro despavorida mientras la rompo cetáceo de la infancia

y se vuelve el rompecabezas desprolijo que fue su intento al desnacerse.

Nuestras placentas eran distintas igual que el RH.

Libélula tramposa, soy cero positivo, la sangre universal que aquí rebelo

para caer a horcajadas sobre tu RH negativo.

Por donde las escamas me permitan

seré la serpiente que corona los estridentes gallos sin oficio.

Eso lo haré hasta el último día que me mantenga lúcida

rompiendo los espejos dónde escriben impunes

los cuerpos cenagosos de la nunca levedad de la mentira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Rogamos identificarse con nombre y apellido. De lo contrario, se eliminará el mensaje.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...